Comentarios al Informe sobre Sectas de la Cámara de Diputados - Chile

.
Usted debe saber que los Estados tienen políticas sistemáticas y concertadas para negar la existencia del problema sectario, las que tienen como consecuencia la violación permanente de DERECHOS HUMANOS supuestamente garantizados por parte de sectas y "AUTORIDADES".

Lo grave del asunto es que bajo coerción y a través de medidas administrativas, los funcionarios se ven obligados a violar DDHH de niños y adultos (el que se niegue, irá de inmediato a lista 4 y en casos graves: "aparecerá muerto").

La pregunta qué surge es:

¿Quién o quiénes ordena/n en los aparatos estatales de TODO EL MUNDO, pasando a llevar soberanías, sistemas y poderes judiciales, legislativos y ejecutivos?

JCB
AIS CONO
SUR

DENUNCIE, INFORME E INFÓRMESE

DENUNCIE, INFORME E INFÓRMESE
www.victimasectas.com

RED DE PREVENCIÓN SECTARIA

En cualquier Comunidad Autónoma de España,
te pondremos en contacto con profesionales
para que te ayuden a superar esta situación
atencion@redune.org

viernes, 21 de marzo de 2008

Comentarios al Informe sobre Sectas de la Cámara de Diputados -Cuarta Parte

Finalmente, la experiencia europea de lucha contra las sectas muestra la enorme cantidad de recursos financieros de que disponen ciertas sectas multinacionales y la reticencia de las iglesias tradicionales a participar muy abiertamente en el combate a las sectas por el temor que ciertas medidas estatales afecten su propia actividad.

No nos parece acertado hablar de “la enorme cantidad de recursos financieros de que disponen ciertas sectas multinacionales”; la verdad es que el “negocio de la fe” es uno de los más redituables en el mercado mundial de productos intangibles y parte indisoluble de éste. Es así que hasta la más pequeña iglesia evangelista de barrio le redituará a su pastor los más pingües beneficios.

Con relación a los grandes grupos sectarios, son empresas multinivel captoras de dinero, herencias e influencias que serán usadas para seguir beneficiándose del Sistema. Algunos de estos grupos han llegado a manejar un porcentaje muy importante de la totalidad del movimiento económico de una nación equis por ejemplo.

En el caso chileno, el control del Estado por parte de algunos de los más poderosos grupos sectarios con acción mundial ha sido absoluto; no es menor el hecho de que Chile ha sido transformado en poco más de 30 años en el baluarte del neoliberalismo mundial, habiendo desaparecido en la práctica como Nación Libre y Soberana, si es que alguna vez lo fue.

Todos los principios de los más nefastos grupos destructivos a nivel macro fueron, han sido y serán usados para mantener el statu quo.

Con respecto a: “la reticencia de las iglesias tradicionales a participar muy abiertamente en el combate a las sectas por el temor que ciertas medidas estatales afecten su propia actividad.”, vemos que muy difícilmente sectas (no necesariamente destructivas; pero siempre sectas), puedan combatir a otras sectas. El hombre sólo puede ser defendido por el hombre y en donde exista uno que así lo haga; las hordas no defienden al individuo, pues son su opuesto y negación.

La Comisión investigadora ha tomado conocimiento de las distintas dimensiones y dificultades que muestra el combate del fenómeno sectario, lo cual no significa que en Chile tales peculiaridades se den con la misma gravedad.

Difícilmente haya un país en que “tales peculiaridades se den con” tal “gravedad”. Este párrafo es sencillamente patético y hasta es motivo de risa, es más, el editor se lo permite: “¡JA, JA, JA!”

Suponemos que don Humberto Lagos, se habrá “repelado” al verse sumido en la impotencia de ver publicado en el Informe una aberración como ésta.


Análisis del fenómeno social de las sectas religiosas en los ámbitos internacional y nacional.

1. Introducción

La Comisión investigadora ha realizado, en el cumplimiento de sus objetivos, un exhaustivo análisis sobre el fenómeno social expresado en las Sectas Religiosas, poniendo especial énfasis en la revisión de casos ligados a grupos sectarios religiosos de perfil destructivo, y, de manera particular, al del Centro de Estudios Tibetanos o “Secta Tibetana”.

Las conclusiones propias de las revisiones analíticas de que se trata, se detallan a continuación, procurando que la estructura del informe, así como los contenidos, se expresen de manera pedagógica con el propósito de ayudar a descifrar las lógicas que tipifican a los grupos sectarios religiosos de tipo destructivo.

Pese a que el Informe manifiesta una visión parcial, sesgada y muy limitada del fenómeno de los “grupos con comportamiento destructivo”, de todas maneras es un gran esfuerzo por parte de “los esclavos de la caverna de Platón”.

¡Bravo!

2.El fenómeno de las sectas religiosas.

“La realidad es lo primero, la explicación acerca del qué, del por qué y del cómo vienen después y serán sólo eso: explicaciones”
JCB

Cuando el propósito teórico es definir a un grupo social que responde a las características de las Sectas Religiosas, previamente debe advertirse que al hablar de “sectas” se las está abordando en una perspectiva sociológica, superando entonces la aproximación “popular” que le asigna significados peyorativos en sentido de negatividad. Esta perspectiva sociológica no significa que pueda ser directamente aplicable como válida en el campo jurídico.

En donde existan más de dos personas estaremos en presencia de un “colectivo”, de una secta; el hombre es un ser social que dialoga y sólo podrá lograr su realidad en un “colectivo”.

Entender los controles con los que se genera y retroalimenta un sistema como éste, es la base fundamental para explicar el fenómeno y tomar las providencias necesarias para un adecuado desarrollo de la sociedad y su equilibrio.

La destructividad de una secta cualquiera estará determinada única y exclusivamente por su comportamiento y éste comportamiento será el que en una sociedad laica viole los acuerdos “éticos”.

Violación a los códigos civiles y penales, violación a la Declaración sobre los Derechos del Hombre…. ¡Muy fácil!

En el campo jurídico se hace urgente y necesario tipificar a los delitos que tienen origen en la problemática sectaria destructiva, lo demás es secundario y subjetivo.

La definición sociológica de Secta Religiosa que sirve de fundamento a las tareas que la Comisión investigadora realizara, es la siguiente: Se trata de una agrupación social, generalmente con pocos integrantes, hermética, exclusiva y excluyente, que siendo de estructuración voluntaria en su origen promociona una misión especial, dirigida por un líder con ciertos carismas y que afirma ser la divinidad encarnada o la divinidad misma. Usa métodos pedagógicos especializados para captar fieles, y medios técnicos (lavado de cerebro, violación psíquica, control mental, etc.) que llevan a los fieles a una pertenencia fanática, en la que sólo pueden aportar obediencia e incondicionalidad a toda exigencia del liderazgo institucional. Los fieles del grupo son llevados a una ruptura relacional con el entorno (familia, centros de estudios, amigos, etc.) al que se estigmatiza como “lugar de pecado”.

Una muy acertada definición, la que puede ampliarse sin dudas y la que se aplica a todos los estamentos de nuestras sociedades. ¿Será por casualidad el triste estado de la humanidad en nuestros días?

Como experimento sugeriría aplicar el molde a la Democracia Cristiana chilena y su “gallinero” de los últimos años, o a la UDI, por poner sólo dos ejemplos en lo político.

2.1. La etimología del término “secta”.

Etimológicamente se atribuyen al término “secta” dos orígenes de vertientes latinas:

a) Del verbo sequire (seguir), que identificaría a un grupo de discípulos de un líder religioso o profético, y que adscribe a las propuestas normativas por él proclamadas;

b) Del verbo secare (sectar o cortar), o del verbo secedere (separarse), situación en la que “secta” se referiría a la secesión de un grupo minoritario respecto de uno mayor del que se aparta considerándolo corrupto o inconsecuente con la ortodoxia doctrinal.

Lo cierto es que, más allá de las definiciones sobre Sectas Religiosas, la pregunta fundamental que da origen a las actividades sectarias radicalizadas es: ¿qué debemos hacer para lograr la salvación? Es, entonces, el tema de la trascendencia metasocial, la controversia vida-muerte, el que invade a las personas y grupos humanos constreñidos por la pertenencia sectaria.

Lo que es un fenómeno de lo real, que nace de una experiencia emocional y un actuar ´per se´; la estructuración formal vendrá después y estará dentro de las “explicaciones” implícitas y/o explícitas del ´hombre verbal´.

2.2. Hipótesis sobre el nacimiento de una secta religiosa.

Una secta no es sólo producto de la “iluminación inspirada” de un líder carismático. La “misión especial” es consecuencia de ciertas situaciones previas generadas al interior del grupo en que emerge la disidencia religiosa.

De alguna manera será la respuesta “colectiva” a una problemática social implícita, no necesariamente la mejor; es más, cualquier cosa será mejor que el hastío de la sinrazón de la vida cotidiana. Marchar a la guerra puede ser la solución ante el fracaso de la no respuesta constructiva al desafío de la existencia.

La secta y su líder serán la respuesta del “alma animal” a una situación equis de estancamiento del “colectivo”; somos animales, no debemos olvidar esta verdad de Perogrullo. Las explicaciones sobre nuestro comportamiento serán siempre “racionalizaciones” de animales que pretenden desde una dimensión inferior, hacer conscientes los patrones que provienen desde una superior, esto es imposible (Teorema de la “incompletitud” de Gödel).

A nuestra opinión el punto fundamental para desentrañar el intríngulis en que se encuentra el hombre actual es el reconocimiento de su condición animal; sólo al asumirla, podrá construirse una autentica identidad humana que abarque todo el espectro de las posibilidades del hombre, así con mayúsculas.

Los animales pueden ser, condicionados, dirigidos, usufructuados; éste es el origen de la problemática acerca de la manipulación del hombre por el hombre.

Si no se reconoce la existencia de una ciencia del control humano, ciencia que está en el origen de la manipulación religiosa desde los orígenes de nuestra existencia consciente, muy difícilmente podamos transformarnos en auténticamente libres y autodeterminados alguna vez.

La auténtica religión, la búsqueda del sentido último de la vida, siempre válida y la que garantiza la máxima expresión del hombre frente a las estructuras envejecidas y caducas; pero paralelo a ésta coexiste la manipulación y el control que unos pocos pueden dirigir para su beneficio, las sectas en sus variadas vertientes. El individuo y la horda, en donde exista una estará la negación del HOMBRE y sus Derechos.

La culpabilidad, o sentido de culpa, surge como un mecanismo de control social básico en el nacimiento de una secta religiosa.

En el origen del grupo sectario religioso se ubica una lectura negativa de la sociedad dominante, seguida por la creación de rincones de insatisfacción que pueden constituirse en vías expeditas para llevar a algunos individuos a prácticas disidentes en la búsqueda de espacios de seguridad subjetiva, en la construcción de criterios de identificación que les permitan estructurar un grupo con fuerte capacidad de movilización afectiva.

Ante el enfrentamiento y la necesidad de respuestas al desafío vital, y al no tener certeza, valga el dogma y la seguridad de la tumba-secta; las hormigas marchando sin sentido, salvo el colectivo, incluso hasta la muerte en el holocausto de la propia destrucción…. Hasta la muerte es mejor que la vida y su incognoscibilidad.

La presencia de líderes carismáticos es parte fundante desde los primeros momentos de vida del grupo religioso disidente, porque las necesidades de identificación y de seguridad son representadas en el “maestro”, líder o divinidad, que conforta y domina con una autoridad absoluta y no sujeta a duda. El grupo disidente, al momento de escindirse del movimiento social madre, sufre de una especie de conciencia vergonzante producto de la inestabilidad y del rechazo de éste; pero rápidamente, se genera una conciencia orgullosa de la ruptura, afirmada en la seguridad afectiva que se construye y en el nuevo destino exclusivo y excluyente, que estiman propio.

La ruptura de la estructura de la personalidad y la consecuente angustia de separatividad, producirá que el captado se incluya de manera mística indisoluble al nuevo patrón que se le ofrecerá como balsa salvadora en medio del océano de lo incognoscible y de la muerte de la no pertenencia.

Al decir no pertenencia, no hablamos metafóricamente; bajo el prisma que nos anima, el individuo sólo es en un diálogo permanente el que se realiza en muchos niveles simultáneos con el resto de los hombres; si éstos se detienen o inhiben, literalmente se producirá la muerte o la disolución más espantosa.

Ante la paralización del diálogo interno, en el paroxismo de la sinrazón, en ese entonces el captado se enganchará a la voz que conforta y reunifica en una unidad mayor, en donde desaparece todo dolor y toda duda, es la certeza de la muerte-seguridad en el anonimato y la no construcción de mi universo, soy construido en lqa irresponsabilidad de la horda... por la voz del Gran Hermano.

Será imposible explicarse a sí mismos por los círculos de estudiosos, los fenómenos implícitos en la problemática sectaria sin asumir que desde hace miles de años han existido escuelas de misterios que conocían y conocen perfectamente a éstos.

Seguramente conspirará en contra de este reconocimiento, el orgullo ciego del ratón de universidad y del enciclopédico que les impedirá aceptar la existencia de los señores que gobiernan el mundo, y que éste así como lo vivenciamos es sólo una gigantesca mentira y parafernalia escenográfica.

“1984, Orwell”.

3. Sectas religiosas destructivas.

En este punto del Informe de la Comisión investigadora, debe advertirse que tanto una definición de “secta” o de “secta destructiva”, se construye desde la perspectiva de las ciencias sociales, teniendo, además, en cuenta que una definición de tan complejo tema no puede ni debe adscribir a tipificaciones de carácter jurídico, especialmente considerando la ambigüedad conceptual y de hecho de los grupos que nos ocupan.

No vemos ambigüedad alguna. De hecho la “ambigüedad” es lo menos importante, lo que interesa es el respeto o no a los códigos civiles y penales y la Declaración de Derechos del Hombre, el resto es subjetividad pura. El drama sectario se genera a partir de los comportamientos disidentes de lo socialmente aceptado. Tenemos así que la ética es subjetiva desde un punto de vista absoluto, pero es un sistema de acuerdos consensuados, por lo que debe aceptarse por todos. El asunto entonces es lograr que estos acuerdos consensuados, lo sean efectivamente por todos los miembros de la Sociedad, eso garantizará sin dudas el respeto de éstos.

El tema es que las sectas que nos gobiernan, nos legislan y nos ajustician, lo hacen en base a la más grotesca falta de consensos y negación del individuo y sus derechos; para que se genere la ética se requiere libertad, democracia, laicismo, educación auténtica, cultura auténticamente humana…

La República y la Democracia están en proceso de logro, de ninguna manera son un hecho establecido.

“Nerón, Perón y “El viejo h…”, Laguín, Bacheligt… ¡No hay vergüenza!

Considerado lo dicho en el párrafo anterior, parece procedente adoptar como definición sociológica de secta destructiva, la propuesta del Congreso de Especialistas en Sectas, celebrado en Racine, Wisconsin, Estados Unidos, en septiembre de 1985, y que acordó describirla como: “Todo movimiento totalitario, presentado bajo la forma de asociación o grupo religioso, cultural o de otro tipo, que exige una absoluta devoción o dedicación de sus miembros a alguna persona o idea, empleando técnicas de manipulación, persuasión y control destinadas a conseguir los objetivos del líder del grupo, en detrimento de su entorno familiar y social”.

Perfecta definición para el Gobierno Militar chileno o el no menos nefasto de la Concertación por ejemplo.

La sociedad entera destruida por la corrupción, la droga, el alcohol y el todo vale… la destrucción sistemática del idioma a través de la televisión y los medios, el rebajar el nivel del diálogo en base a situar la palabra a nivel de los órganos excretorios, que órganos nobles son; pero nunca para definir el lenguaje.

3.1. Características básicas de una secta religiosa destructiva.

a) Propuesta de una verdad absoluta en todos los ámbitos de su actividad social. Esta propuesta se expresa al interior de un grupo con cierta cohesión doctrinal, y es transmitida en forma demagógica a través de las imposiciones de un líder carismático con pretensiones de divinidad.

Como la neoliberal Concertación.

b) Una estructura teocrática, vertical y con fuertes sesgos totalitarios, en que la verdad absoluta y las orientaciones del liderazgo se constituyen en dogma. Al interior del grupo todos los detalles de vida, de comportamiento colectivo y personal, de los fieles son fijados por la autoridad. Las órdenes y exigencias conductuales, deben cumplirse absolutamente y sin discusión.

Chile entero responde a esta definición, el ciudadano o funcionario que se atreva a enfrentar a los Establecido será exterminado simbólicamente y en los hechos.
.
En abril 2008, el editor ha recibido una sutil advertencia por parte de un militante democratacristiano, funcionario aparentemente menor en una repartición del Estado; quien conocedor del tenor de su difusión del tema sectario (y por supuesto de los comidillos del partido) le ha dicho por lo bajo: "Cuídese don Juan..."


c) La adhesión al grupo es total y fanática, en tanto que exigencia a los fieles. Hay presiones de carácter psicológico; se promueve “el bien de la ruptura” con el entorno (los padres, la pareja, los amigos, los compañeros de estudio, el trabajo habitual, etc.) buscando crear la total dependencia del fiel respecto de la entidad sectaria.

d)Se exige una vida en comunidad cerrada para que los fieles no corran “riesgos” de disidencia al contactarse con el entorno, en el cual reside la posibilidad de una “socialización paralela” (información que menoscabe los absolutos de la secta).

Sería interesante hacer un estudio acabado acerca de la (de)formación a que son sometidos los soldados profesionales y la pérdida del contacto con la realidad de la vida civil, la vida del ciudadano común, la única válida en último término. Creemos se aplican perfectamente a esto el 3-1 y sus puntos a, b, c, d, e, g.

e) Restricción total de las libertades individuales, y violación de la intimidad de las personas. En este propósito se controla todo comportamiento de los adeptos, de manera que las conductas son, en la práctica, esclavas.

f) Uso de técnicas de manipulación, en que operan aquellas relacionadas con el lavado de cerebro, la violación psíquica, el control mental, la manipulación de conciencia, etc., que se “ofrecen” bajo enmascaramientos presuntamente lícitos y no dañinos (ejemplos: renacimiento espiritual, meditación, técnicas orientales, regresiones, autocontrol), pero que se ha demostrado afectan gravemente la voluntad libre, la capacidad de reflexión, la racionalidad conductual, y que pueden llevar a alteraciones emocionales graves (ejemplos: suicidios colectivos, autoflagelaciones).

g) Ruptura con la sociedad, a la que se culpabiliza como detentora del “mal”. Fuerte radicalización de las relaciones amigo-enemigo, en las que los que pertenecen al “mundo” (sociedad no sectaria) son enemigos, y los miembros del grupo sectario constituyen el evento de la amistad. La sociedad sólo es abordable en aquellas materias en que puede servir a los intereses de la secta religiosa destructiva.

h) En materia de régimen de bienes, los fieles son obligados a aportar los propios y su trabajo esclavo para subvenir a las necesidades materiales de la secta. Es un hecho que en el caso de sectas internacionales, la totalidad de los dineros obtenidos por el trabajo esclavo de los fieles se remite a las centrales de los respectivos entes.

i) La coacción psicológica lleva a los fieles a la participación disimulada en el aporte de bienes y dineros a la secta. Es frecuente encontrar a grupos de esta naturaleza dictando y ofreciendo conferencias, cursos, auditaciones, terapias, etc. El manejo de dineros es hecho por vías aparentemente legales, pero en muchos casos se corresponde con formas ilícitas en su generación, acumulación, y desvío.

3.2. La experiencia en Chile sobre sectas religiosas destructivas.

Las actividades de la Comisión investigadora, que la han llevado a revisar numerosos casos de Sectas Religiosas, a oír a diversas personas que han relatado sus experiencias en relación con el tema, a dialogar con diversos especialistas, a examinar material escrito que da cuenta del fenómeno, le permiten, de manera resumida, establecer un perfil característico de las actividades de grupos sectarios religiosos destructivos que operan en el país.

Sobre el particular, se puede reseñar lo siguiente:

Creemos innecesario comentar estos puntos (salvo punto e.), basta con lo expresado.

a) Un gran fanatismo, la exclusividad de un liderazgo que se reclama portador de significaciones metasociales, y proveniente de los ámbitos divinos.

b) Respecto de los fieles, en todos los casos revisados se produce la ruptura con el entorno, y una gran dañosidad al medio familiar.

c) Aparece de manifiesto el condicionamiento de los fieles, cuyas voluntades son subyugadas por medio de técnicas que manipulan la voluntad, reduciéndolos a condición esclava. Es frecuente la exigencia de conductas indignas (sexualidad pervertida, exigencias dietéticas que provocan lesiones orgánicas y psíquicas, regímenes de sueño gravemente alterados, etc.).

d) En materia de bienes, se explicita el enriquecimiento ilícito a través de la explotación esclava de los fieles, a quienes se exige trabajo gratuito, aportes de obligados de dinero, no sujeción a leyes laborales, trabajo infantil, etc.

e) En materia de género, las mujeres son victimadas de manera más radical, llevándoselas, en muchos casos, al comercio sexual como medio de obtener dineros para los líderes y el grupo. Existen sectas internacionales, que han sido acusadas e investigadas por comercio sexual y abusos con niños.

Sectas que ha encontrado refugio y operan en la impunidad en Chile.

f) En materia de salud, se evidencian prácticas que atentan en contra de la salud física y mental de los fieles, y, en muchos casos, del entorno.

g) Comportamientos agresivos en perjuicio de formas religiosas tradicionales (ejemplo: profanaciones de templos, de cementerios, de tumbas, y en general de todo aquello que representa al hecho cristiano).

h) Inducción al suicidio, a la autoinmolación, y a prácticas extraordinariamente lesivas de la dignidad de las personas. A título ejemplar, se recuerda la autoinmolación de tres muchachos que, en el año 1984 y en las playas de la ciudad de Coronel, se suicidaron transformándose en piras humanas; en el caso de profanaciones de cementerios y tumbas, destaca la práctica de necrofilia, necrofagia, y la realización de rituales ocultos con el uso de restos humanos y animales.

4.Una distinción necesaria: Secta/Iglesia

La única distinción secta/iglesia estará en el comportamiento de sus miembros. Como hemos expresado anteriormente, la destructividad de un grupo cualquiera estará determinado por su hacer. Tenemos así, que históricamente dentro de las iglesias tradicionales han existido peligrosos grupos destructivos, los que por momentos han tomado control absoluto de éstas.

En nuestros tiempos, algunos de los más nefastos grupos sectarios destructivos tiene su asiento dentro de iglesias y formas supuestamente “tradicionales”.

La Comisión investigadora, con el propósito de entregar elementos teóricos que hagan comprensible el complejo tema que analiza, estima conveniente hacer algunas precisiones que permitan distinguir las diferencias básicas entre una Secta Religiosa y una Iglesia.

No vemos complejidad alguna, es un simple asunto de respeto a los consensos sociales.

4.1. En perspectiva de las ciencias sociales, una secta religiosa se caracteriza por su calidad de movimiento minoritario, nucleado en torno a un líder y a una ideología, y por una relación de ruptura y de desconfianza respecto de la sociedad, o del entorno. La Iglesia es un movimiento religioso, generalmente de mayorías, fuertemente asentada sobre una doctrina, y que se compromete con la sociedad buscando servirla.

4.2. En perspectiva teológica, la secta religiosa se propone como única detentora institucional de la fe y la salvación, asumiendo que la divinidad es propiedad exclusiva de ella. La Iglesia, comunica la fe y se afirma medio de salvación, sin reclamarse propietaria exclusiva de estos bienes; la divinidad eclesiástica es extensiva, se ofrece como una posibilidad abierta.

4.3. En perspectiva eclesiástica, la secta religiosa se plantea como una comunidad y un refugio contra el mundo, la “gracia” reside en la institución; no hay fieles fuera del grupo y su propuesta invade toda la vida de los integrantes. La Iglesia se presenta como dispensadora de la “gracia”, la lejanía institucional de los fieles no lesiona su fe porque acepta que ésta se expresa, también, más allá de ella.

4.4. En perspectivas litúrgica y doctrinal, la secta religiosa mantiene ceremoniales herméticos y ocultos (sólo para iniciados), lo único verdadero es lo que ella propone, y especializa su discurso por sectores sociales de interés. La Iglesia realiza liturgias abiertas, sostiene que la verdad la trasciende, y se expresa en un discurso a pretensión universal.

4.5. En perspectiva económica, la secta religiosa se apropia de los bienes y dineros del fiel, promueve trabajo esclavo. La Iglesia establece el deber de los fieles en materia de aportes económicos, como una respuesta voluntaria, y respeta la libertad de trabajo no ligándola a la pertenencia eclesiástica.

5. La realidad social de grupos religiosos de perfil destructivo en el país.

La Comisión investigadora, a través de los medios de información con que ha contado, tiene la convicción de que la presencia de grupos religiosos sectarios, con perfiles claramente destructivos, es una realidad conmocionante.

Es de la máxima urgencia que el Pueblo sea informado de la realidad del hecho sectario.

La realidad social chilena presenta evidencias muy concretas de la operación clandestina y pública de sectas religiosas que atentan gravemente contra la dignidad de las personas que son victimadas por una pertenencia fanática, acrítica e incondicional.

Un listado exhaustivo de sectas religiosas es difícil de construir. Pero la mención, en este informe, de algunos grupos que responden, indubitablemente, al perfil sectario de que se trata, obedece a la convicción que estamos ante organizaciones estructuradas, en las que concurren los elementos básicos para entenderlas en tanto que sectas religiosas.

Absolutamente falso, es de una facilidad extrema.

Se ha llegado a la conclusión fundada de que grupos como “Los Niños de Dios”, las “Sectas Satánicas”, la “Secta Nedara”, sectas de inspiración “afrobrasileñas”, sectas con raíces orientales, la “Secta Tibetana”, la “Dianética o Iglesia de la Cienciología”, el “Movimiento Teocrático”, grupos ligados a la santería cubana, y otros, funcionan en el país, provocando lesiones individuales y colectivas al cuerpo social chileno.

Como el desastre del Transantiago, o el MOP, por ejemplo; sectas que se apoderan del Estado y sus recursos y son intocables; sus miembros están blindados en contra de todo intento de ejercer las herramientas del Derecho.

Mesianismo, control a los medios de difusión, fabricación de una realidad virtual propagandística, coerción, amenazas, etc.

Es evidente que en el país están presentes grupos sectarios destructivos que han sido investigados en otros países (ejemplos: Estados Unidos, Francia, España, Alemania, Bélgica), y que en el nuestro operan con la certeza de impunidad, informados de que la legislación nacional es claramente insuficiente, tanto desde el punto de vista judicial como del administrativo, para impedirles sus actividades.

Absolutamente falso, el Estado tiene elementos suficientes; lo real es que nadie se atreverá a enfrentar el problema. En Chile no existe estado de Derecho.

En el marco de la legalidad nacional, son dos las fórmulas jurídicas que operan para facilitar el ejercicio de la libertad de religión o religiosa. Nos referimos al Decreto Supremo Reglamentario Nº 110, de Justicia, que atiende la concesión de personalidad jurídica de derecho privado a entidades religiosas y no religiosas sin fines de lucro; y a la ley Nº 19.638, de 1999, que reconoce la calidad de personas de derecho público a los entes religiosos que la soliciten, vía Ministerio de Justicia.

Nos hemos expresado suficientemente al respecto de esto. El Estado no tiene autoridad para definir qué grupo es religioso o no lo es. “Al César lo que es del César a Dios lo que es de Dios”.

“La realidad de la experiencia religiosa del hombre crece, se desarrolla y fluye al margen de la potestad del Estado. El Estado debe aceptarla y considerarla como un derecho inalienable de sus ciudadanos, un derecho que es anterior al mismo Estado y que por lo tanto no es regulable por él. Creo que esto es lo propio de un Estado moderno, pluralista y democrático; no la actitud burocrática de registro y control que es propia del Estado totalitario.”
Para seguir leyendo: ¿Hace falta un Registro de Cultos en Argentina?


En el caso de las sectas religiosas de perfil destructivo, la Comisión investigadora ha constatado que su presencia en la sociedad chilena se corresponde más con actividades de hecho, teniendo en cuenta que muchas de ellas saben que sus prácticas lindan con el terreno delictivo, lo que las inhibe en la búsqueda de reconocimientos legales.

Absolutamente falso.

6. Comentarios analíticos sobre el Centro de Estudios Tibetanos o “Secta Tibetana”.

Es un hecho público que a mediados del año 2000 hubo denuncias que conmocionaron al país, en relación con la entidad de derecho privado sin fines de lucro denominada “Centro de Estudios Tibetanos”, ubicada en calle La Habana Nº 801, Recreo, comuna de Viña del Mar. Las madres de jóvenes mujeres acusaron al ente mencionado de prácticas que evidentemente violentaban la dignidad de sus hijas, considerando además que fueron llevadas hacia España con pasajes y gastos pagados por los líderes del Centro. Las señoras María Pura Mutis Arce y Alicia Alballay Estay, fueron el origen de las denuncias que llevaron a la intervención de parlamentarios y de los Tribunales de Justicia, para aclarar los hechos.

Las ONG son la herramienta para amparar a los grupos con comportamiento destructivo: ¿”entidad de derecho privado sin fines de lucro”?

Estas denuncias, y otras, convencieron a diversos diputados de la necesidad de proponer un proyecto de acuerdo para crear una Comisión investigadora que diera cuenta de las graves situaciones sociales estructuradas en el difuso ámbito de existencia de las Sectas Religiosas, y, particularmente, en el de aquellas con perfiles claramente destructivos.

Concretado el proyecto de acuerdo Nº 423, de 22.06.00, se constituyó esta Comisión investigadora, a la que se citó a las personas relacionadas con el tema, y especialmente a quienes tenían información sobre el Centro de Estudios Tibetanos.

Muchos de los antecedentes recogidos sobre la llamada “Secta Tibetana”, que operaba en el país como persona de derecho privado sin fines de lucro, fueron derivados por la Comisión hacia el Ministerio de Justicia para la respectiva revisión administrativa del cumplimiento o no cumplimiento de las obligaciones legales de rigor. Dicho Ministerio realizó una acuciosa investigación de las denuncias referidas, concluyendo, por el Decreto Nº 89 de 26.01.01, en la decisión del Supremo Gobierno de cancelar la personalidad jurídica del Centro de Estudios Tibetano.

¡Bla, bla, bla! (el editor de texto se permite una risa: “¡Ja!”, ¿Ministerio de Justicia? Un caso emblemático para investigar “acuciosamente”: Nueva Acrópolis. “neofascista y paramilitar”.)

La investigación de la Comisión, pudo establecer gravísimas conductas de la “Secta Tibetana”, entre la cuales destaca la “captura” de mujeres hermosas para llevarlas fuera del país, específicamente hacia España, con propósitos lesivos para la dignidad de las “victimadas”. De hecho se hace evidente, ante la prueba escrita y testimonial recibida, que el Centro de Estudios Tibetanos es una fachada para una organización secreta, con ribetes de asociación ilícita, cuyos fines contradecían de manera palmaria las obligaciones legales a que debía sujetarse en su calidad de persona de derecho privado sin fines de lucro.

Parece improcedente agregar el “hermosas”, creemos habría bastado con mujeres.

“Contradecían de manera palmaria...”, como contradicen en los hechos, la mayoría de los grupos sectarios, su reconocimiento como “persona de derecho privado sin fines de lucro” y actuando en consecuencia con inmunidad/impunidad absoluta, esto significa TOTAL.

El texto fundante, que resume las propuestas “doctrinales” de la secta, se denomina: “El Libro Prohibido del Ambam”, y en sus contenidos expresa sincretismos primarios con un discurso injurioso en perjuicio de respetables organizaciones religiosas, y con sesgos de la lujuria propia de sus liderazgos que, también, ha sido testimoniada por víctimas del grupo, entre las cuales destaca el testimonio de María Pía Morales Mutis.

No corresponde al Estado, ni a sus entes subsidiarios calificar o no la respetabilidad de un grupo religioso cualquiera (“respetables organizaciones religiosas”), esto lo deben determinar los tribunales de justicia en el caso de que surja alguna fundada duda al respecto.

Se le/s debiera suponer respetable/s, como cualquier persona natural (ciudadano), hasta que se demuestre lo contrario; pero otra cosa es darlo por un hecho establecido a priori, esto implica ejercer coerción sobre el juez o jueces que tomen una eventual causa en su contra y limitar su libre accionar.

En el libro señalado, página 2, se concientiza a los iniciados, con enseñanzas como: “puedo volverte a tu camino original o te puedo llevar al Ambam. Si realmente deseas ir, entonces debes saber que sólo existe un camino, el de ida porque no hay camino de regreso...”. En la página 61, se vuelca un fanático odio en contra de expresiones religiosas y de nacionalidad: “... Tanto los católicos, como los cristianos, los hebreos y los orientales son un nido de hipocresía, abuso y explotación... escondidos en su cinismo muestran y hacen libros de grandes aventuras y maltratos, diciendo que ellos están hechos a imagen y semejanza de un supuesto Dios”. Las referencias al Pontífice Romano, las hace aparecer de la forma siguiente: “les tengo tan dominados, que aunque se den cuenta que soy un vulgar ladrón, asesino y criminal, igual me titulan Santo Papa y representante de Dios... Este padrino de esta gran mafia romana se está pudriendo de sida y materialismo”.

Creemos que deberían ser las propias organizaciones religiosas mencionadas quienes ejercieran su derecho a demandar al grupo ante los tribunales competentes por injurias o lo que estimen conveniente.

Les recordamos el fenómeno de la Inquisición y las guerras religiosas que enfrentaron y enfrentan hoy a medio mundo y a supuestos seguidores de Dios...¿Dios?

El Libro Prohibido del Ambam, en otras referencias sostiene (pág. 134): “Los padres nunca se acuerdan de cómo les dieron la vida a sus hijos, y lo único que recuerdan lo recuerdan con las enseñanzas de la secta católica: en forma morbosa, porque los católicos se han destacado en enseñar que el cuerpo es sucio, macabro y prohibido, sin embargo, no informan a las gentes que ellos forman una organización de lesbianas y homosexuales, que son los llamados conventos de curas o sacerdotes y los de monjas y así, después, para promover su invento del matrimonio, con las mentes de homosexualismo y lesbianismo, retrógradas y maliciosas se atreven a decir: “Venid, hijos míos, tenemos que daros una lección sobre hogar y familia, de cómo tener hijos y cómo mantener una familia en forma cristiana”... y luego osan decir: somos hechos a imagen y semejanza de Dios”.

Sobre el real comportamiento de las perversiones sexuales de la “Secta Tibetana”, en la página 135 el “líder inspirado” afirma: “En este lugar se trabajan las diferentes posiciones de la parte sexo, carnal y transmisión de energía, te enseñan como sacarle el máximo provecho, tanto al macho como a la hembra. También te enseñan a que no conozcas jamás la rutina ni la monotonía en lo que es carnal o “amor”, como le llamáis vosotros. Aquí tanto el hombre como la mujer nunca quedan saciados...”.

No creemos pertinente calificar como “perversiones sexuales” lo que expresa el fragmento mencionado; corresponde sin duda a la vulgarización de practicas milenarias y tradicionales de Oriente. Lo que probablemente sea nefasto haya sido el uso coercitivo y manipulatorio de tales conocimientos, para facilitar la eventual prostitución de las víctimas, agravados los hechos por una presunta enfermedad mental del líder o líderes del grupo.

En las páginas 142 y 143, describe el “gurú” los objetivos ocultos de la actividad sectaria en relación con “las bellas mujeres del Ambam”: “Lo que sucede es que la persona que irás a salvar es una mujer, y ella no puede venir por sí misma desde ese oscuro fango al que pertenecías tú... Es una mujer joven, dinámica y buscadora, y que quiere salvarse y escapar de ese fango oscuro, sucio y putrefacto y cuando este mensaje llegue a ella, de una forma que le resultará muy extraña a ella misma, te ubicará en forma inmediata y te dirá: Llévame ¿Por qué has tardado tanto en venir a buscarme? Y te seguirá enseguida y rápidamente...”. En la página 149, el “inspirado gurú”, describe lo que es el contexto real de la vida interna de la secta: “Todas las mujeres del Ambam son bellas. No ocurre allí lo que ocurre en mi mundo, en que hay de todo. En el Ambam no existe la imperfección que existe en la tierra. La raza es estable y sobria, no se ven enfermos o gente deprimente o amargada...”.

6.1. Algunas opiniones sobre la “Secta Tibetana”.

Fueron numerosas las opiniones vertidas por personas citadas a prestar testimonio en la Comisión investigadora. A continuación se resumen algunos de los juicios emitidos en el decurso de la investigación, tanto por quienes fueron afectados por las actividades del ex Centro de Estudios Tibetanos, como por quienes han persistido en mantener una relación de dependencia respecto del mismo:

“... en ese tiempo... toda la gente del sector (intersección de las calles 3 Poniente con 5 Norte) empezó a comentar respecto de por qué todos llegaban vestidos de negro y por qué había tanto misterio...”.

“Ahora, cuando llegó había españoles, personas de distintos países. De eso se dio cuenta al escuchar los acentos y que eran instructores del Centro”.

“En los baños del Centro Tibetano de Viña ponían cámaras para ver los cuerpos de las niñas cuando se estaban cambiando y de los hombres también... La casa matriz, o sea el Centro de operaciones de esta secta está en España... habría otros centros en Paraguay. En Chile existe en Iquique, porque se comunicaban con ellos, y en Santiago. También en Copiapó y en Pucón”.

“Dentro del gimnasio, tiene una especie de altar en que había ciertas figuras en triángulo invertido...”.

“La casa (La Habana 801) llamaba la atención porque tenía figuras triangulares. Las ventanas también eran triangulares...”.

“Pagaba por asistir al curso el equivalente a unos diez mil pesos de ahora... No daban boletas por los servicios prestados...”.

“... en ese tiempo cobraban una mensualidad de cinco mil pesos. Generalmente, eran diez alumnos por curso. Se hacían unas 5 o 6 clases al día, dos veces por semana. En total, eran aproximadamente cien alumnos. Nunca dieron boleta”.

“La Fiscalía Naval los mandó a citar por la posible transgresión a la Ley de Seguridad Interior del Estado... Todos ellos declararon en la Fiscalía Naval... Rubén González, Ignacio Ferrada, Torres y dos personas más nos pusimos unos trajes negros con un cinturón blanco y empezamos a hacer una serie de ejercicios de relajación en forma muy lenta, para que quienes nos visitaran se dieran cuenta de que no era una academia de karate, sino un centro espiritual...”.

“... Moreno hablaba en contra de todas las Iglesias, pero, en especial, de la Iglesia Católica... que todos los curas malditos eran unos ladrones...”.

“Hablaban mal de la Iglesia... y que los católicos eran los más mentirosos de todos”.

“Moreno señalaba que lo mejor que se podía hacer era sacar una ametralladora y matar a todos los católicos, principalmente a los curas. Eso lo dijo muchas veces”.

“Víctor, por favor, cuéntame acerca del Centro. Le dijo: ¿Qué pasó? Le replicó: se llevaron a España a su hija...”.

“Sergio Vásquez le entrega el famoso libro “El Libro Prohibido del Ambam” (a María Pía Morales), y le dice: Por favor, léelo y no le digas a nadie que lo tienes, porque es un libro que ha sido mal visto y nos puede perjudicar... mejor léelo sola, tranquila y después conversaremos sobre él”.

“Luis Moreno Aros o Manasa Putra Sri Lha (líder de la secta)... era una persona delgada, de cuerpo bastante fibroso. Tenía labio leporino doble y estaba casado con Isabel Leiva... hablaba que el sexo tenía que ser compartido, que era una enseñanza y que siempre había que tener a la mujer activa sexualmente y que para ello había técnicas... aunque era flaco, de barba larga, con labio leporino, llamaban la atención las cosas que hablaba y cómo las decía. Tenía un liderazgo innato... Moreno señala que uno no podía dudar, porque si lo hacía era considerado como un ser terrenal. Ser terrenal era como estar muerto... buscan sacar niñas de Chile para llevarlas al extranjero... En España, Moreno debe vivir de lo que le dan los demás, porque no creo que esté trabajando. Además tiene conexiones... El grado de dependencia que tiene la gente con él es total”.

“Es una mente perversa y, a la vez, muy inteligente... Moreno sabe manipular mucho y a poco va tirando como miguitas para que uno empiece a agarrarlas... La manipularon de tal manera que sabían cómo iba a reaccionar (a María Pía Morales)”.

“Tenía una fijación con el sexo (Luis Moreno Aros): siempre mencionaba las películas pornográficas y la libertad sexual... Decía que en el sur construirían una especie de templo o refugio para irnos a vivir, el cual nos protegería de la gran destrucción que se produciría en el mundo y de las llamas que habría alrededor, las que destruirían a los mortales... Siempre sus temas rondaban muy fuertemente lo que tenía que ver con la sexualidad...”.

“Entre los objetivos de las actividades de la secta se puede mencionar el lograr que las personas se separen de sus familias, que tengan una visión de odiosidad hacia la Iglesia Católica y que exista promiscuidad sexual... Para provocar los condicionamientos, usaban técnicas de lavado de cerebro y de hipnosis”.

“... Le hablaban muy mal de la familia y le preguntaban mucho sobre su vida personal (a María Pía Morales)... Son capaces de manipular a las personas al extremo de crear odio en contra de la familia”.

“Cuando estaban todos, Moreno decía que no debían tener pudor o vergüenza de desnudarse delante de la gente”.

“El gurú le hizo una especie de amenaza. Le dijo: Usted ya me conoció; las personas que me conocen son muy pocas y son muy privilegiadas. Por lo tanto, para ti es una experiencia única y tienes que aprovecharla. Hay gente que viene, me conoce y se va. Esas personas son traidores, son muertos. Ellos van a tener una vida horrible. Se van a reencarnar mil veces. Nunca van a tener futuro. Van a ser repudiados. O sea, es mejor no haberme conocido nunca...”.

“Siempre notó un misterio en torno a estos alumnos y al profesor... La técnica es excelente y muy sana. Por eso, mucha gente los defiende a ojos cerrados, porque sólo conocen esa parte... También se hablaba mucho de la libertad sexual, de que una mujer podía tener varios hombres o un hombre varias mujeres... Uno no podía tener una única pareja, sino que debía estar probando por todos lados para tener una alimentación más equilibrada... Sobre la salvación, Moreno Aros les decía: Usted está en un barco que se está hundiendo, está con su esposa y con su hijo, pero solamente hay un salvavidas. ¿Qué hace?... Él decía: No, aquí usted primero, usted segundo y usted tercero. Se salva usted. El resto no importa, que se muera”.

“En la secta les mostraban videos -cuando asistía a gimnasia- y ahí se veían chiquillas en el yate... Ignacio Ferrada, que era el jefe, se dedicaba a hablar con ellas, y les preguntaba quién quería ir a España con los pasajes incluidos...”.

“Cree que el yate es como un garito, o una cosa así. Que las niñas que llevan desde aquí las trabajan allá. Lo que siento dentro de ella (se refiere a Lorena Vallejos) es que eso no es bueno. Cree que hay prostitución, por toda la gente que han llevado”.

“Fue a trabajar de cocinera al yate y estaba contratado por ese Centro Tibetano como cocinera con un sueldo de ochenta mil pesos mensuales. Nunca nos contó eso. El yate está en Las Palmas, en Islas Canarias”.

Del análisis testimonial, que se resume en lo transcrito y que es mucho más contundente en la totalidad de lo expresado ante la Comisión por quienes estuvieron y están ligados a la “Secta Tibetana”, se evidencia que el mencionado Centro de Estudios Tibetanos era la faz visible de propósitos ocultos y sórdidos que victimaron, y siguen victimando, a inocentes mujeres que fueron “capturadas” con la aplicación de métodos de manipulación mental.

6.2. La Comisión investigadora y la “Secta Tibetana”.

El rescate de María Pía Morales Mutis de las manos de la “Secta Tibetana”, la cancelación de la personalidad jurídica que le servía como mascarada disimulatoria de los objetivos reales, claramente destructivos de la dignidad de las personas, y el impacto público de las actividades del grupo, son acciones reivindicatorias en que correspondió un rol importante a la Comisión investigadora y que demuestran la validez y trascendencia de lo resuelto por la honorable Cámara de Diputados al crear la instancia especializada que, hoy, concluye su tarea.

7.Técnicas de control sobre las conductas individuales, usadas por grupos sectarios destructivos.

Impecablemente descritos algunos de los procesos que usan los grupos con comportamiento destructivo; quizás el problema surja en la toma de conciencia por parte de un ciudadano cualquiera, de que estos mismos métodos fueron usados y son usados con él mismo y a nivel masivo por los más diversos grupos actores del hacer nacional (comentario válido para puntos 7, 8, 9, 10 y 11 en todas sus letras).

Pregúntenle a cualquiera de nuestros “honorables”, si puede responder libremente a una pregunta sobre un caso sectario cualquiera (como el personal del editor). Por ejemplo a don Juan Antonio Gómez, ex ministro de Justicia o al senador Alberto Espina. Podrá ver a miembros de sectas destructivas políticas actuando “en vivo y en directo”. No tienen existencia como individuos, sólo son apéndices de sus colectivos. Es más, los desafío a debatir el tema frente a cámara en horario preferencial de TVN.

La Comisión investigadora, en un esfuerzo que resume los antecedentes a los que ha tenido acceso, tanto por la vía testimonial de personas relacionadas con sectas religiosas destructivas como por la información proporcionada por especialistas, detalla en este Informe, y a continuación, los elementos básicos usados por éstas para manipular la voluntad de los fieles sometiéndolos a un régimen de vida esclavo, dependiente y acrítico:

7.1. Las técnicas más conocidas en la actividad de dominación de las conductas individuales y colectivas, ejecutadas por grupos de perfil sectario son: a) Control mental; b) lavado de cerebro; c) violación psíquica; d) persuasión coercitiva o coactiva; e) adoctrinamiento o concientización radicalizada; y f) hipnosis.

7.2. Estos medios “pedagógicos y técnicos”, son usados para modificar conductas, vía programaciones de las mismas, de quienes, voluntaria o involuntariamente, se exponen a ellos. Deben ser entendidos, estos medios, en tanto que diseños pedagógicos de las sectas, religiosas o no, dirigidos a modificar las formas de pensar y los contenidos de estos pensamientos, en el sentido que interesa al grupo sectario, y con el claro propósito de generar una dependencia acrítica, incondicional y sumisa de los destinatarios respecto de las verdades absolutas y exigencias conductuales que se inducen.

7.3. Estas técnicas de comunicación verbal, gestual y simbólica:

a) Se ejecutan a través, preferencialmente, de dinámicas grupales, y con atención individual si la situación lo exige.

b) Buscan desestabilizar emocionalmente al individuo para readecuarlo hacia una especie de personalidad colectiva, útil para la reproducción ideológica e institucional del grupo sectario.

c) Reducen el ámbito intelectivo del individuo sólo a aquellos temas de interés sectario, generando un síndrome de “drogadicción simbólica”.

d) Manipulan los valores de origen del individuo y, a través del engaño, los reemplazan por los absolutos de la secta.

e) Se ejercitan en medio de un ambiente místico y socialmente hermético.

f) Controlan la conducta (comportamientos), el pensamiento, lo emotivo, el acceso a la información, y el medio de relaciones.

7.4. Las sectas, especialmente las religiosas, ponen el acento en: a) persuasión coactiva; b) uso de violencia física y psíquica en fieles; c) construcción psicológica y física “nueva” (ejemplos: i) consentimiento; ii) desinformación; iii) confinamiento físico y/o psicológico; iv) no acceso a información extragrupal; v) estricta supervigilancia de agentes contralores; vi) amenaza, vía terror simbólico, a conductas “infieles” (traición); vii) desubicación física, contextual y psicológica del fiel; viii) vulnerabilidad de los fieles al peso de las exigencias sectarias -elaborar la culpa y la catástrofe.

7.5. La persuasión que lleva al fanatismo en la adhesión sectaria, trabaja el ejercicio de presiones intensas sobre los sujetos, limitando su libertad de elección, actuando por vía o ruta periférica (impresiones emotivas y afectivas) antes que por vía central (argumentos racionales y lógicos). En estas técnicas manipulativas, particularmente en la persuasión coercitiva, pueden encontrarse diversas tipologías; por ej.: a) de tipo ambiental (aislamiento, control de la información, debilitamiento psico-físico, etc.); b) de tipo emocional (se activa el miedo, la culpa, el gozo, aplicación selectiva de premios y castigos, etc.); c) de tipo cognitivo (se denigra el pensamiento crítico usando la mentira y el engaño, y técnicas de inducción de estados disociativos -discordancia entre pensamiento y expresión-).

8. Razones fundantes de la adhesión a las sectas.

En la experiencia analítica de la Comisión investigadora, se pudo establecer las causas más recurrentes en los procesos de “enganche” y captación de fieles por parte de los grupos sectarios religiosos, las que pueden describirse de la forma siguiente:

8.1. Razones político-sociales contribuyentes a la “captura” de fieles por las sectas religiosas.

a) Temor a la crisis global, cuyas consecuencias en el plano individual son desestabilizantes.

b) Inseguridad por ruptura de modelos valóricos tradicionales.

c) Frustración, especialmente de jóvenes, por falta de expectativas laborales, educacionales, etcétera.

d) Proceso de deshumanización que deriva de una sobrevaloración de lo tecnológico, en desmedro de la persona humana.

8.2. Razones religiosas del éxito relativo de las sectas religiosas en la captación de fieles.

a) Respuestas insuficientes de las entidades religiosas tradicionales a las expectativas de los jóvenes.

b) El “misterio”, que las hace atractivas, de propuestas religiosas nuevas con criterio de gran permisividad y ajenas al sentido de “pecado”.

c) Crisis manifiestas de las certezas simbólicas tradicionales.

d) Ignorancia generalizada respecto del verdadero trasfondo de las prácticas de grupos sectarios religiosos.

e) Discurso nutrido de “certezas” y oferta de “salvación inmediata”, proponiendo auto-valoraciones equilibrantes en medio de la crisis generalizada.

8.3. Razones personales y familiares de la tendencia de adhesión a grupos sectarios religiosos.

a) Búsqueda de certezas simbólicas, para sublimar la marginación social de los jóvenes.

b) Dificultades familiares (problemas económicos, separación de los padres, etcétera).

c) Venganza contra un medio social “agresivo” (familia, amigos, colegio, etc.).

d) Necesidad de afecto, de personalización, de seguridad, de modelos valóricos con capacidad de respuesta y permanencia.

e) Estructura psicológica débil, que invita a evadirse de problemas concretos (temor a la realidad de un mundo en crisis).

f) Expectativas de una “vida mejor”, superación del terror a la “muerte”, a la enfermedad, al “más allá”.

g) Necesidad de certezas simbólicas nuevas.

9. Características comunes de los líderes de sectas destructivas.

La Comisión investigadora ha llegado a la convicción de que el grupo sectario religioso de tipo destructivo es, siempre, manejado por una estructura de poder en la que el líder “revelado” es la máxima e indiscutida autoridad. Éste representa la verdad encarnada, por lo que las conductas que exige de los fieles son absolutas y no discutibles. Los líderes sectarios tienden a un ejercicio carismático de su poder, instalando una dominación exigente en el sentido de recabar de sus seguidores el consentimiento acrítico. Por esta vía, el exigir a sus fieles abandonar sus familias, dejar sus trabajos habituales, y consagrarse por entero al servicio “divino”, son los medios para establecer un control absoluto de los bienes materiales de los seguidores, y de sus propias vidas.

Los liderazgos sectarios, instalan el rol de mesías autoproclamados, asumiéndose como sujetos de adoración para los adeptos del grupo. Ejercen una conducción totalitaria de la entidad, enseñando una fórmula pedagógica moralmente dual, y que consiste en la confesión interna de toda conducta, como una manera de control de toda la individualidad del fiel (“ser fieles y honestos con el grupo”), y la exigencia de cualquier medio (incluidos mentira y manipulación de lo externo al grupo) para cimentar a la secta.


La revisión de numerosos grupos sectarios religiosos fanáticos, enseña que los liderazgos persiguen el reclutamiento de nuevos fieles y la obtención de riqueza, a través de la manipulación del mundo simbólico.

Es típico en los liderazgos la afirmación respecto de la novedad de sus propuestas salvacionistas, en las que incorporan un hábil uso de medios de coerción psicológica sobre los fieles, impidiendo así el ejercicio crítico respecto de la validez de los presupuestos ideológicos sectarios.

10. Sistemas de coerción psicológica y reforma del pensamiento.

De acuerdo a especialistas en materia de psicología del totalitarismo, en las sectas religiosas fanáticas se concreta una serie de elementos comunes a la coerción psicológica, que, en el fondo, perturba gravemente las decisiones libres de quienes son victimados por este tipo de prácticas.

Básicamente la coerción psicológica se estructura a partir de las siguientes propuestas:

a) Un exigente control del medio, que limita las formas de comunicación del fiel con el entorno;

b) Un proceso de manipulación mística, que convence al fiel de estar accediendo a la cúspide de lo perfecto;

c) La exigencia de “pureza”, que sólo es posible “gozar” al interior del grupo específico;

d) La práctica de la confesión, tanto en el ámbito privado como en lo público referido al grupo, que lleva a una dependencia “culpable” del confesante;

e) La aceptación incondicional de las propuestas doctrinales de la secta, asumiendo que ellas tienen respuesta absoluta para todo;

f) La asimilación de un nuevo lenguaje, cuyo vocabulario se expresa en la controversia bien/mal, y que lleva a los adeptos a parámetros reflexivos extraordinariamente condicionantes;

g) Elaboración de una nueva doctrina, que culpabiliza a todo lo “anterior” de la vida del fiel, absolutizando el hecho de que la salvación sólo es posible dentro del grupo.

11. Los métodos de adoctrinamiento en las sectas religiosas destructivas.

El análisis de casos y la revisión de informes especializados, han permitido a la Comisión investigadora establecer algunas características de los métodos de adoctrinamiento utilizados por las Sectas Religiosas destructivas. Entre ellos, puede destacarse:


a) Inducción de un nuevo estilo de vida que implica el rechazo de lo que antes se valoraba positivamente;

b) Nuevas relaciones personales, que sustituyen a las antiguas (la Secta es la “nueva familia”);

c) Uso de técnicas de manipulación mental (sugestión por vía hipnótica, implantación de mensajes subliminales, etc.);

d) Dependencia del fiel respecto del grupo, asumiendo obligaciones de tipo económico;

e) Prácticas cúlticas que incluyen ceremoniales y conductas de meditación que ocupan toda la vida del fiel;

f) Asunción de la calidad de “hijo” respecto del “padre líder”, favoreciéndose estados de regresión e infantilismo; participación en juegos y actividades confusas que generan la necesidad de “ser dirigido”;

g) Reducción del tiempo de sueño, provocando desorientación y vulnerabilidad por carencia del descanso necesario; a ello se agregan cambios de dietas que incluyen alimentación insuficiente o desequilibrada que refuerzan los estados de desorientación y de labilidad emocional;

h) Confesión como medio para anular la propia personalidad, y como medio eventual de chantaje en el evento de que el fiel quiera abandonar al grupo; por esta vía se manipula las conductas y se induce, en el fiel, una fuerte carga de culpabilidad que es factor correctivo si aparecen conductas “dudosas”;

i) La incondicionalidad respecto del grupo se acrecienta en el fiel por la vía de la amenaza simbólica (graves desgracias si se falla a las conductas exigidas por el líder);

j) En materia disciplinaria se obliga al acatamiento de toda exigencia sectaria, obligándose al fiel al reconocimiento de la omnipotencia del liderazgo.


-o-

No hay comentarios:

VIDEOS SECTAS

Loading...